TRADUCTOR..

span >



EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

domingo, 18 de enero de 2015

Mesa Tocinera... y mesa de la matanza...

La mesa tocinera era uno de los muebles más comunes que existían en las casas de campo y de pueblo, ya que era una mesa que se utilizaba en el pasado como mesa auxiliar en la cocina, donde se solía usar, entre otras cosas, para preparar las matanzas, de hay su nombre "tocinera" por su utilización en la matanza para hacer los chorizos y morcillas.
 Suelen ser de madera de pino, ya que es un mueble propio de casas humildes, aunque las había también como es en este caso de nogal. Son mesas bajas y la madera suele presentar fuertes desgastes por su utilización y limpieza. A pesar de ser unas mesas muy austeras se conservan muy bien aunque hayan sido abandonadas en malas condiciones, ya que la mayoría de ellas estaban hechas de madera maciza. Esta en concreto le faltaba el cajon




 que se usaba para guardar los cuchillos de la matanza, aunque también se le podía dar el uso que cada casa conviniere. Actualmente están muy de modas, y son utilizadas en viviendas actuales y rurales, porque se adaptan bien a muchos tipos de decoración. Sin duda una pieza de museo perfectamente conservada y de una belleza única.
Esta estaba la pobre en una chatarreria a pleno sol y lluvia,,Maltrecha,,le pregunté al señor si me la vendia y me dijo que si me la llevaba me la regalaba y aqui está..No tarde  para que me lo repitiera

En casa comencé a restaurarla..Mucha limpieza,,Tratamiento para la carcoma y solo muy poco barniz no queria que perdiera su esencia..Le faltaba el cajón así que le añadí uno de mimbre
La vasija de barro..la de poner los chorizos..para tomar un buén vinito y .

La masa se echaba por una pequeña tolva, y un sinfín movido con manivela la arrastraba hacia la tripa, conectada a la salida por uno de los embudos. Las tripas se pinchaban con un alfiler para que saliera el aire, procurando que no se atrancara la masa, engordara de forma alarmante y se rompiera. Esto lo solían hacer entre varias mujeres, mientras otra apretaba las tripas con las manos para que quedaran bien rellenas, a la vez que las ataba con una cuerda fina de cáñamo para ir haciendo las morcillas. En cuanto el tamaño, en cada casa tenían sus preferencias. El proceso terminaba cociéndolas en una caldera de cobre, a fuego lento, tapadas con hojas de repollo para guardar mejor el calor. Cuando estaba cuajada la sangre y bien cocidas, se sacaban y se ponían sobre mesas para que escurriera el agua y se enfriaran del todo. Luego, colgadas en un palo, se secaban y ahumaban junto a la chimenea.


Estas son las máquinas que tengo dos atornilladas en la mesa

Hoy en dia se sigue en los pueblos con las matanzas de los cerdos..Ayer mismo un amigo nuestro hizo una a la cual por supuesto no fuí..No puedo con ello!!Lo siento
Tampoco como cerdo..

Bueno amig@s espero que os guste esta entrada
Con cariño Victoria

20 comentarios:

  1. Aunque escuchábamos los gruñidos del cerdo, mi abuela siempre tuvo la precaución de que los niños no viéramos ese trance fiero, que era la muerte del cerdo. ( aún hoy día, se lo agradezco). A las pocas horas, las mujeres empezaban a adobar o aliñar la carne picada para hacer los chorizos; a esto de le llamaba allí en Extremadura "La Prueba". Los mayores lo probaban en crudo, y para los niños lo pasaban por una sarten, aquello era con pan, un manjar de dioses.
    Una vez que le dábamos el aprobado toodos, en una mesa bastante más grande que esa, pero con las mismas maquinillas, se empezaba la fabricación de morcillas, chorizos, etc.
    Me encanta este blog, por que ya tengo mis años, y todo lo que publicas me trae muy buenos recuerdos.
    Muy bonita la restauración que le has hecho; y disculpas si me he extendido con esta reflexión.
    Un beso, amiga.

    ResponderEliminar
  2. Para nada amigo...Me encanta que dejes tus lindos recuerdos que también son los mios..Jamaz ví la muerte de un cerdo en la matanza porque mi abuela tampoco me dejaba cosa que al igual que tú también le agradesco,,Era una fiesta para el pueblo ya que participaba los amig@s y la familia..

    Gracias por estar siempre..Besitos mi niño

    ResponderEliminar
  3. Un buen trabajo, felicidades! Es muy bonita!

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  4. Gostei muito do teu blog, tanto que por aqui vou ficando...
    Beijos e apareças.

    ResponderEliminar
  5. Qué ilusióm me ha hecho esta entrada. El peor día del año y al que temía más que a nada era el de la matanza (matacía decimos aquí). Guardo una de esas máquinas de "capolar" la carne para hacer los embutidos. Cuantos recuerdos !! Gracias. Besicos.

    ResponderEliminar
  6. La matanza, que lindos recuerdos aunque siempre me ponía enferma me gustaba, no oír a los cerdos gruñir eso no, hasta que no estaban chamuscados no volvía a aparecer. Besitos y me encanta tu blog.

    ResponderEliminar
  7. Olá meus amigos, como é maravilhoso encontrar sites com este seu. Parabéns pelo belo trabalho, já estou seguindo.
    Aproveitando a oportunidade gostaria de compartilhar com você nosso
    blog. Ficaremos felizes por vossa visita e mais ainda se seguir-nos.

    AGUARDAMOS SUA VISITA

    Atenciosamente

    Josiel Dias
    http://josiel-dias.blogspot.com
    Rio de Janeiro

    ResponderEliminar
  8. Qué preciosidad Victoria. Una mesa como esa había en una casa que íbamos a veranear de niños. Y el porrón, como en el que bebía mi abuelo. Me ha encantado amiga. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
  9. Mi madre era la especialista en menear la sangre cuando el cerdo se desangraba para que se mantuviera líquida para las morcillas. Ella también conocía y hacía todo el proceso. Yo miraba y sujetaba una pata del cerdo para que no se moviera demasiado. Mi hermana Marce, jugando con su amiga Conchi metió un dedo por delante de la máquina y su amiga giró las cuchillas y le cortó la primera falange. Tenía unos dos años. La< vida no era color de rosa. Gracias por tu comentario. Te invito a que sigamos compartiendo. Ahí te mando un beso para que te animes

    ResponderEliminar
  10. Yo no he conocido ese mundo de la matanza y el campo, soy de tierra marinera, pero todos estos artilugios son testimonio de un pasado en el que todo era artesano y de buena calidad, preciosas para decorar.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Hola Victoria, me encantan las cosas de los abuel@s. Estoy encantada de poder acompañarte. Un besin enorme y se muy feliz.

    ResponderEliminar
  12. Nunca he podido estar presenta en la matanza de ningún animal. Me da un sudor frío nada más pensarlo! Aunque hayas tenido que limpiar mucho la madera y demás, el resultado final ha valido la pena. ¡Se ve preciosa!
    Besos y feliz semana!

    ResponderEliminar
  13. Que bello recuerdo plasmas en este blog querida amiga aunque nostálgico por la ausencia de las personas que ya no están en este mundo.

    Un gran abrazo que tengas una linda semana, gracias por tus hermosas palabras en mi espacio.

    ResponderEliminar
  14. Thank you very much for visiting my blog earlier this afternoon!
    Happy and blessing new year, my friend!
    I wish you all the best!
    Hugs and kisses!

    ResponderEliminar
  15. Bonito esse trabalho!
    Abraço!
    De volta!

    ResponderEliminar
  16. Muy bonita la mesa y te ha quedado genial
    Yo solo tengo la maquina picadora pero me encanta como la has restaurado
    Ha este paso vas ha conseguir tener un museo de recuerdos del ayer
    BESOS

    ResponderEliminar
  17. Hola Victoria, me encanta esta entrada, aquí en Aragón a la matanza también se le llama en algunas zonas, matacía. Tengo en la casa del pueblo una máquina capoladora de carne, de gran tamaño y creo que su marca es Elma. Es uno de los recuerdos más fuertes de mi infancia, hacía frío y la familia se reunía para elaborar chorizos, y longanizas... ¡qué sabor el de antes!.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Buono il sugo fatto in casa!!
    Felicitazioni a voi!!
    Un abbraccio!!
    Sabry!!

    ResponderEliminar